Barrio Cultura

Alumnos del programa Envión, trabajan bajo la orientación de sus profesores a través del taller en el que aprenden a hacer diferentes tipos de tareas, y a su vez se enfocan en la parte solidaria.

Entre sus múltiples propósitos, el Programa Barrio Cultura, dependiente de la Secretaría de Desarrollo Humano, apunta a la inclusión social y recuperación de espacios públicos y lugares muy caros al sentimiento de los vecinos.

Tal es el caso del proyecto de restauración y reconstrucción de la Plaza La Delia, donde realizan un intenso trabajo quienes asisten al Programa Envión, tanto alumnos como profesores del taller. Al respecto, la Prof. Jacqueline Franqui señaló que “este año el programa se propone trabajar con los jóvenes sobre el eje de la solidaridad, y a partir de ello la planificación del taller con los jóvenes estuvo orientada hacia la posibilidad de trabajar en el embellecimiento del barrio”.

“Fue allí cuando se empezó a planificar la actividad, y luego se sumó Ariel Espósito a la propuesta, (profesor de Barrio Cultura), con quien empezamos a trabajar en conjunto, y de igual manera con el CIC, a través de una mesa de gestión donde participan todas las instituciones aledañas, y también se involucra a los vecinos de la zona, que han participado con donaciones de materiales”.

En su caso, la Prof. de Artes Visuales, Patricia Fuhr, está a cargo de la planificación de la construcción de las hamacas y del espacio, y narró que “trabajo en el Programa Envión hace siete años con dos talleres, y este año se propone desde el equipo trabajar la parte solidaria, y de ahí surge la propuesta de hacerlo dentro del Barrio 53 Viviendas, con la reconstrucción de la Plaza La Delia, lo que se trabaja en forma conjunta con instituciones y la gente del barrio”.

Ambas, coincidieron en que es interesante la propuesta “porque tiene que ver con un espacio que pertenece al barrio donde está la sede de Envión, donde muchos de los jóvenes que están en este territorio concurren al programa y esto tiene un tinte muy especial por la pertenencia del espacio”. De esa manera, “la idea es que ellos sean los protagonistas de todo este proceso y que puedan apropiarse de la plaza, luego mantenerla y hacer un buen uso de ella”, precisó Franqui.

El taller que engloba todas estas actividades es el de arte, donde se trabajan las estructuras de las hamacas, y de ese modo, los chicos pueden reciclar, pintar, soldar y aprender a manejar distintas herramientas, al tiempo que la Municipalidad hizo su parte con la limpieza del terreno.